Primera noche de Buenos Vinos: Make mexican wine great again!

El mundo del vino está lleno de cultura, pero no sería lo mismo si no aprovecharemos los puentes que nos tiende para conversar, compartir y conocer nuevos amigos. Buenos Vinos y Madame Incluyente llevamos a cabo una degustación muy interesante, en la que resaltaron sabores como el maracuyá, romero, queso de cabra, aceite de olivo, otras delicias que hicieron vibrar nuestros sentidos cuando los maridamos con vinos de Guanajuato y Baja California cien por ciento mexicanos.

“No existe mejor forma de disfrutar de buenos vinos que chocando copas entre amigos”

En un ambiente acogedor, en un pequeño café cerca del monumento a la Revolución en la Ciudad de México nos reunimos a experimentar nuevos sabores de la mano nuestro anfitrión Pedro Escobar, apasionado de los viajes y los Buenos Vinos. No importa si eres novato o un experto en vinos, en esta cata podrás descubrir o redescubrir tu pasión por esta bebida.

El vino siempre ha tenido ese halo de elegancia y exclusividad, reservado para cierto tipo de festejos, como si la vida no fuera razón suficiente para celebrar.
La buena noticia es que en los últimos años los jóvenes y otros wine lovers han rescatado la cultura de esta bebida espirituosa transformado su significado y rompiendo mitos alrededor del vino:

Mito número 1.  “Un buen vino es caro”
No se necesita ser un experto, ni gastar miles de pesos para poder adquirir Buenos Vinos y mucho menos para disfrutarlos en cualquier ocasión. Existen excelente vinos desde $110MNX muchos de ellos nacionales que han ganado algunos premios.

Mito número 2.  “México no tiene buenos vinos”
¿Es broma? Los mejores vinos que he probado son de esta bendita tierra, no pequemos de malinchistas y primero otorguemos una oportunidad a los vinos mexicanos que tanto éxito han tenido cruzando las fronteras.

Mito número 3. “El mejor vino es el que me dijo el enólogo”
En gustos se rompen géneros y este caso no es la excepción, cada paladar es un mundo y el vino que a ti te guste, ése será el mejor vino.

“Me gusta pensar en el vino como un ser vivo… que respira y que nos cuenta su propia historia, nos habla del año de su cosecha, de sus circunstancias adversas, de los días de sol… a través de los aromas y notas, podemos bebernos la historia de todo un país.”

Aunque se dice que este es el primer evento de ‘Buenos Vinos’ es una de las mejores catas a las que he ido, sin pretensiones, con un lenguaje claro y coloquial nos ha dejado un gran sabor de boca.

 

Buenos Vinos nos demuestra que esta bebida va más allá de no es una simplemente una moda o cliché. El vino es algo más con lo que adornamos nuestra mesa y acompañamos nuestros alimentos, es un ente vivo que pasa un proceso de crecimiento, maduración y añejamiento, que comparte con nosotros su experiencia. En una copa contenemos la cultura de país y un sorbo basta para poder conocer sus más profundos secretos.