Vinos Chianti, sabor de la Toscana italiana en una copa

El 24 de septiembre de 1716 Cosme III, el Gran Duque de Toscana, ordenó que el vino Chianti sólo podía proceder de una zona delimitada entre Florencia y Siena, buscaba garantizar la calidad y el sabor de Toscana.

Actualmente esa área produce 35 millones de botellas al año del llamado Chianti Clásico, uno de los vinos más famosos del mundo. Y su calidad se debe a su gran tradición ya que son elaborados con 75% y un 100% de uva Sangiovese (“sangre de Júpiter”) además puede contener hasta un 10% de variedades más afrutadas como el Cabernet Sauvignon, Merlot o Syrah.
HPara conocer la historia del vino italiano hay que olerlo, verlo y probarlo para poder identificar esas características que lo hacen tan especial. Es por eso que hace unos días se llevó a cabo el Walking Tasting de Chianti, evento en el que pudimos conocer más de cerca los vinos considerados el corazón de la Toscana.

Durante el recorrido, conocimos una gran variedad de tintos con diferentes grados de acidez y el nivel de taninos el cual es medio-alto. Los aromas a fresas frescas, con notas de hojas de té, son característicos de los vinos tintos sangioveses. En boca se percibe un sabor poco picante, cerezas rojas. Sus tonos rubíes, el olor a clavo, canela, vainilla, frutas secas nos hace identificar las características geográficas de la Toscana.

Por otra parte, los rosados son ligeros, frescos y cuentan con un exquisito olor a frutas cítricas, lo que no hace difícil imaginarnos una tarde con viento y percibiendo esa mezcla de olores y sensaciones. Ligeramente astringente y con un final característico típicamente italiano, así son los Chianti.

Después de este recorrido sensorial, se puede concluir que los vinos Chianti no solo dejan una marca, crean nuevas memorias y experiencias como conocer una parte de Italia a partir de una copa.

Deja un comentario