C.V.N.E. Innovación y tradición vinícola española

La innovación es parte del ADN de la cadena de hoteles J.W. Marriott. Día a día se esfuerzan por cambiar el status quo y buscan que sus huéspedes vivan nuevas experiencias. Wine Ambassador es uno de estos ejercicios, en el se invita al personal a conocer el vino, su historia y cómo se puede maridar, de esta manera se brinda un mejor servicio a los visitantes.

Para conocer más de cerca este programa, distinguidos medios de la fuente fuimos citados en el restaurante Xanat de J.W. Marriot. En esta ocasión, los anfitriones fueron los vinos de la Compañía Vinícola del Norte de España, C.V.N.E.

Joan Pujol, director internacional de C.V.N.E. fue quien nos dio la bienvenida acompañado de una selección de las mejores etiquetas de la Compañía las cuales se complementaron exquisitamente con los platillos elaborados por la chef Jennifer Fernández.

“C.V.N.E. fue fundada en 1879 por los hermanos Raimundo y Eusebio Real, 5 han sido las generaciones al frente de la bodega.” – comenzó Joan – “se preguntarán cómo es que hemos logrado mantener nuestro prestigio por tanto tiempo. El secreto es que nos hemos ido perfeccionando en el arte de la elaboración de vinos” – señala Joan – “anteriormente el vino tenía que tener cuerpo, por lo que predominaba sobre la comida sin embargo, ahora buscamos que se complemente con ella. Cuando más viejo, menos tanino va a tener y en boca el alcohol dará la sensación de dulzor, a su vez, la acidez producirá salivación, lo que lo hace un vino fresco y no pasará por encima del sabor de la comida.”

Contrario a lo que se piensa en México, el vino rosado se consume mucho en España, se ha ido eliminando la idea de que es dulce, ya que cuenta con acidez, cuerpo y puede adaptarse a cualquier situación, es por eso que nos acompañó un CVNE Rosado con un mejillón a la vizcaína, pulpo a la gallega y bruschetta de jamón serrano y un fideuá negro de mariscos. Cuenta con un color rojo fresa con ligeras notas azuladas. Frutas rojas destacan en nariz. La combinación fue primorosa y refrescante.

Para el tercer tiempo se nos dio la opción de pedir merluza con almejas en salsa verde y espárragos o rack de cordero al mojo de ajo con papas bravas, de acuerdo al platillo se serviría el vino.

La merluza estuvo acompañada de CVNE Rueda, vino blanco elaborado con uva verdejo. Cuenta con un color amarillo pálido con reflejos verdosos, en nariz se perciben notas de frutas tropicales, con toques cítricos y herbáceos, en boca se prolonga el sabor afrutado, lo que te invita a seguir degustando este vino.

Por su parte, el cordero fue acompañado del vino Imperial, una de las etiquetas con más renombre en la bodega. Es un vino de gran complejidad y calidad aromática, destacan los aromas de fruta en compota, regaliz de palo, y los procedentes de la crianza y envejecimiento, tales como aromas especiados, vainilla y chocolate. Además, este vino se elabora en la nava 6 o Nave Eiffel*.

De color paja pálido con ligeros toques verdosos; de aroma a frutas blancas, frutos secos y ahumados; con sabor a caramelo y miel, CVNE Blanco Semidulce fue el compañero ideal de la deliciosa crema catalana. La consistencia y los toques de frutos rojos de la crema con el vino y la sensación de semidulce y astringencia constituyen una composición exquisita al paladar.

El tiempo transcurrió al igual que la charla con Joan quien, después de explicarnos de manera detallada los icónicos vinos, nos dejó claro que lo complejo no está peleado con lo fácil de comprender, que CVNE es un sinónimo de garantía ya que siempre estará listo para disfrutarse en sus múltiples etiquetas.

* #SabíasQue: Esta nave se llama así porque fue realizada por Gustavo Eiffel. Su construcción fue una auténtica revolución espacial que influyo en la producción de vino, su innovadora estructura sin columnas, hace que el techo se sostenga mediante cercas metálicas que van de pared a pared.

Deja un comentario