Séptima Vendimia Cuna de Tierra, un banquete de lujo y distinción

Hay muchas vendimias en el país, pero la de Cuna de Tierra, en Dolores Hidalgo, Guanajuato es única por la calidad y elegancia que imprime en cada uno de sus festivales. Quizá la característica más significativa de la Vendimia de Cuna de Tierra sea la distinción y el cuidado que imprimen en cada detalle. Aunque el costo es elevado ($22,000 por mesa de 10 personas) la calidad de las barras de bebidas y alimentos es magnífica, la atención del personal es inmejorable y las prestaciones del evento están por encima de cualquier otra vendimia en el bajío. En términos generales, los atractivos que ofrecen corresponde con vastedad al precio que se paga.

Séptima Vendimia Cuna de Tierra foto: buenosvinos.org

La mañana del sábado 24 de agosto de 2017, el cielo de Dolores Hidalgo nos regaló una de sus famosas tardes llenas de luz y calor. Ubicado en el kilómetro 11 de la carretera Dolores Hidalgo – San Luis de la Paz, la propiedad donde se ubica el viñedo no requiere grandes anuncios espectaculares. La entrada es discreta, pero lo que se encuentra en su interior es espectacular para todo amante del vino: Amplias líneas de plantación de soberbias cepas de vid llenan de un verdor brillante el horizante que contrasta con el azul del cielo. Los nombres de las variedades y el año de plantación aparecen en cada esquina de las líneas de cultivo. Malbec, Cabernet, Syrah y Tempranillo reciben al visitante cargadas con sus esplendorosos frutos.

Séptima Vendimia Cuna de Tierra foto: buenosvinos.org

Finalmente descendemos del transporte de la Secretaría de Turismo del estado de Guanajuato que generosamente nos ha invitado, junto con un selecto grupo de medios especializados, a ser parte de esta fiesta. En el punto de acceso nos recibe la calidez del personal de Cuna de Tierra y unos pasos más adelante, una hielera con cerveza artesanal Allende, una de las mejores de Guanajuato, nos da una refrescante bienvenida.

Séptima Vendimia Cuna de Tierra foto: buenosvinos.org

Con un poco de pena notamos un detalle evidente. Nuestra vestimenta contrasta con el dress code del resto de los asistentes, engalanados con un atuendo totalmente blanco. Las mujeres, con impecables vestidos en todos los cortes posibles y grandes sombreros hacen frente de manera elegante al calor, mientras que los caballeros, mantienen el estilo con telas ligeras, espléndidos sombreros Panamá y gafas de sol Ray Ban. ¿Quiere sentirse fuera de lugar? ¡Acuda vestido de azul o de rojo a una fiesta donde más de mil invitados visten de blanco!

Séptima Vendimia Cuna de Tierra foto: buenosvinos.org

Un camino de 200 metros nos separa del complejo vinícola. Algunos visitantes lo recorren en calandrias tiradas por hermosos caballos percherones y vagones remolcados por flamantes tractores. Nosotros decidimos caminarlo para ver de cerca las plantas de vid, que en este mes del año se encuentran en su punto más alto de producción. Salta a la vista el sistema de pérgolas que mantiene a las plantas lejos de la humedad del suelo y la excelente salud de las frondosas vides.

Séptima Vendimia Cuna de Tierra foto: buenosvinos.org

Al interior del viñedo, el sol de mediodía produce un espectáculo de luces y sombras. Cada salón, cada muro y cada espacio invita a tomar una foto para capturar la forma en que la luz ilumina, tan sólo por unos minutos los ángulos de la construcción.

La vinícola fue diseñada por los arquitectos Ignacio Urquiza Seoane y Bernardo Quinzaños Oria. No por nada esta elegante obra fue premiada como Mejor proyecto industrial en la Bienal de Arquitectura de la Ciudad de México y ganó una medalla de plata en la XIII Bienal de Arquitectura Mexicana. Una delicia para los artistas de la lente.

Séptima Vendimia Cuna de Tierra foto: buenosvinos.org

Entre los espejos de agua y los salones que resguardan las cavas de crianza se eleva la Torre de Tierra, la construcción insignia del viñedo. La vista que se puede apreciar desde lo alto vale la pena el viaje desde la Ciudad de México. Disfrutar del horizonte pintado de verde que se extiende hasta tocar el cielo es una verdadera delicia y una muestra de la prodigiosa tierra mexicana.

Séptima Vendimia Cuna de Tierra foto: buenosvinos.org

Pasado el mediodía, se convoca al acto protocolario. Rogelio Martínez, director de Productos Turísticos de la secretaría de turismo de Guanajuato, Caballero encabezó el corte de un racimo de uvas, símbolo del arranque de la 7ma. Fiesta de la Vendimia de Cuna de Tierra. Martínez Caballero cortó el listón inaugural y recorrió las cavas en compañía del presidente municipal de Dolores Hidalgo y Juan Rendón López; presidente de la casa vitivinícola Cuna de Tierra.

Séptima Vendimia Cuna de Tierra foto: buenosvinos.org

La séptima Fiesta de la Vendimia de Cuna de Tierra fue una conjunción de lujo, vastedad y elegancia. Tras ser debidamente provistos por un flamante vaso Riedel conmemorativo los asistentes se distribuyeron en su mesa dentro de la carpa principal. A los flancos, barras de alta cocina dispuestos con verdaderas delicias para el paladar: pastas italianas, productos de mar, pizzas, hamburguesas a la leña, cortes de carne, jamones serranos, quesos y hasta helados en cantidades abundantes protagonizaron un banquete con barras frías y calientes sin límites hasta las 6 de la tarde.

Séptima Vendimia Cuna de Tierra foto: buenosvinos.org

Familias completas, parejas jóvenes y padres en compañía de sus hijos disfrutaron de un soberbio plato de fetuccini, un ensamble de tostadas de atún, camarón y ostiones, una pizzeta a la leña o un buen plato de albóndigas a la bolognesa.

Séptima Vendimia Cuna de Tierra foto: buenosvinos.org

Además se presentó un programa de actividades que incluyó talleres y charlas, entre ellas: Catando el vino con los sentidos, Experiencia sensorial con Cuna de Tierra, Haciendo elegante al vino y evolución del vino en barrica. El evento estrella fue la tradicional ceremonia de pisa de uvas que permitió que una gran cantidad de damas, niños y algún osado caballero se animara a vivir esta experiencia única, que sólo puede disfrutarse una vez al año.

Aquí vale la pena señalar un detalle curioso: entre los asistentes no se escuchó el acento tan marcado del bajío. Es evidente que el público objetivo de Cuna de Tierra se enfoca en un sector socioeconómico alto y mayoritariamente de la Ciudad de México y San Miguel de Allende, por las charlas que se escuchan y porque muchas de las familias se conocen entre si.

Séptima Vendimia Cuna de Tierra foto: buenosvinos.org

Cerveza artesanal por ahí, cocteles de mixología en mano y vasos con whisky en las mesas abundaron, pero nosotros fuimos a la búsqueda de los Buenos Vinos de Cuna de Tierra. El ensamble de Torre de Tierra 2016, (Tempranillo 80% – Cabernet Sauvignon 20%) fue nuestro preferido. Un vino con gran cuerpo, moderada acidez y astringencia y una gama aromática con gran presencia de frambuesa y frutos rojos. El color de este tinto, con tonalidades rubí comprueban que se trata de un tinto con Crianza y que corresponde completamente en color, nariz y boca.

Séptima Vendimia Cuna de Tierra foto: buenosvinos.org

Si hay una definición de lo que significa un evento de estilo de vida, seguramente esa le pertenece por méritos propios al viñedo más importante del estado de Guanajuato. Con el éxito de su séptima Vendimia, viñedos Cuna de Tierra confirma su liderazgo como el mejor festival del bajío y uno de los más exclusivos de México.

Séptima Vendimia Cuna de Tierra foto: buenosvinos.org