Propiedades curativas del vino a través de la historia

No cabe duda de que un buen vino lo cura casi todo. 400 años antes de Cristo, Hipócrates, el padre de la medicina, ya anunciaba las propiedades del vino como desinfectante, purgante y diurético, además ayuda a bajar la fiebre y cicatriza las heridas particularmente difíciles.

Desde el año 720, Plinio “el viejo” relataba en el capítulo XXIII de su “Naturalis Historia” las propiedades benéficas del vino en la salud del corazón: “En las enfermedades del corazón, es cierto que el vino es un recurso único. Pero debe ser dado, a raíz de unos pocos. En general, creo que es suficiente de una copa de vino en dos vasos de agua”. También apunta las propiedades del vino relacionadas con la longevidad: “Livia Augusta, que vivió noventa y dos años, atribuyó su longevidad al vino Pucinum“.

Diversos tratados antigüos de medicina como el “Recetarium Ad Vinum” de H. Silva hacen un un recuento de las múltiples dolencias que el vino es capaz de curar en cataplasmas, compresas y ungüentos preparados con vino y miel, flores, especias y hierbas silvestres. En su obra, H. Silva relata los múltiples casos en que el vino ayudó a resolver el problema de la gota en hombres de mediana edad.





Uno de los primero textos sobre vinos, el famoso “Liber de vinis”, publicado en 1290 fue obra del médico y teólogo español Arnau de Vilanova.  El “Liber de vinis” se considera el primer texto antigüo relacionando al vino con temas de salud y resaltando su efecto benéfico en algunos problemas específicos, por ejemplo, cómo el vino ayuda a mejorar la salud de la piel o elevar el espíritu.

“De vini commoditatibus libellus” es una interesante obra del médico y filósofo español Alfonso López de Corella dedicada a la valoración dietética del vino. Este tratado sobre las ventajas médicas del vino está fechada en 1550.  Estas «ventajas del vino» son analizadas en relación con el estado de conocimientos de la ciencia médica sobre su utilización como medio para mantener y reforzar la salud. Pero también apunta los remedios utilizados para enmendar los efectos de su abuso.

Como puedes ver, las propiedades curativas del vino han sido destacadas por los grandes pensadores desde tiempos antiquísimos. Lo que es un hecho es que al disfrutar una copa de vino el  cuerpo se entona, la mente se relaja y el corazón se alegra.

mail