El consumo de vino Mexicano crecerá en 2018, gracias a la Ley de Fomento a la industria Vitivinícola

El vino mexicano vive tiempos de bonanza y un próspero porvenir que podrían acelerarse gracias a la aprobación de la Ley de Fomento a la Industria Vitivinícola de México que entre otras cosas, ofrecerá incentivos a la producción y producción del vino mexicano.

En este marco, una de las primeras acciones del Consejo Mexicano Vitivinícola A.C. será el registro de la marca colectiva “Vino Mexicano” y de la campaña: “TODOS UNIDOS POR EL VINO MEXICANO” financiada por los productores mexicanos y con el apoyo del gobierno federal a través de la Secretaria de Agricultura Ganadería Desarrollo Rural Pesca y Alimentación.

En este marco, el Consejo Mexicano Vitivinícola A.C. en voz de su Presidente, Lic. Daniel Milmo Brittingham afirmó que gracias a la Ley de Fomento a la Industria Vitivinícola de México, permitirá un mayor desarrollo económico principalmente en las regiones donde se producen hoy los vinos mexicanos: Baja California, Coahuila, Querétaro, Guanajuato, Zacatecas, Aguascalientes, San Luis Potosí, Sonora, Chihuahua, Nuevo León y Puebla.



México es un franco “mercado verde” con todas las posibilidades de expandirse de forma acelerada dentro del territorio nacional, muestra de ello es la ventas que crecen a razón anual promedio de entre 8% a 10% con un valor de la producción y comercialización de 4,650 millones de pesos. Al cierre de la campaña del 2017 con datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) de la SAGARPA ante la Organización Internacional de la Viña el Vino (OIV), México se sitúa en el lugar 45 a nivel mundial con una capacidad de producir 2,144,725 cajas lo cual representó el 29.3% del consumo de vino en México frente a la importación de vino que cuenta con una participación del 70.6% del mercado interno con cerca de 5,159,550 cajas vendidas anualmente.





Así mismo se anunció el incremento del consumo per capita de vino en México que pasó a .960ml en comparación con los datos del 2013 y 2014 de un consumo percapita de .750ml. Esta cifra refleja una oportunidad de desarrollo y expansión en México si se compara el nivel que alcanza de consumo per cápita a nivel mundial del cual destaca países en Europa como: Portugal con 51.4 litros, Francia 51.2 litros, Italia 43.6 litros, España con 25.3 litros; y en América con Argentina con 28.7 litros, Chile con 17.1 litros, Canadá con 16.5 litros, EUA con 16.5 litros y Brasil con 1.9 litros.

Gabriel Padilla Maya, Director General del Consejo Mexicano Vitivinícola señaló que este año 2018 iniciará el registro de una marca colectiva de “Vino Mexicano” ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) de la Secretaria de Economía donde se logre no sólo certificar el cumplimiento de las normas oficiales mexicanas sino las características de los distintos estilos de vinos que se elaboran en México, de los atributos de calidad y excelencia para brindar mayor certeza ante el consumidor mexicano e internacional en la información comercial que se proporciona en las etiquetas del vino que se comercializa en México.

El Consejo Mexicano Vitivinícola A.C impulsará la campaña “TODOS UNIDOS POR EL VINO MEXICANO” con el apoyo de los productores y apoyo obtenido por parte del Gobierno de la República a través de la SAGARPA con los incentivos de promoción comercial que se otorgan a través de ASERCA a fin de que un mayor numero de consumidores mexicanos tengan mayor información sobre las características de la producción, de las regiones productoras y de la variedad de estilos y calidad de los vinos mexicanos.

El Consejo Mexicano Vitivinícola estima que con la aplicación de incentivos y apoyos en un lapso entre 10 y 15 años habrá posibilidades de duplicar el número de hectáreas cultivadas de vid, con estimaciones de poder incrementar anualmente en promedio 433 hectáreas de viñedos para producir vinos mexicanos y que actualmente están cultivadas 6,474 hectáreas con las cuales en tan solo 4 entidades federativas concentran el 72% de la producción nacional destacando en 1er lugar Baja California 57%, 2ndo. lugar Coahuila con 8.5%, 3er. lugar Querétaro con el 4.0% y Guanajuato con el 2.3%.

La ley permitirá construir una plataforma de políticas públicas en los tres niveles de gobierno para fomentar las capacidades de producción y crecimiento de infraestructura, estimando un ritmo acelerado de crecimiento anual esperado del 7.0% a fin de poner a disposición a partir del año 2022 una cantidad adicional 300,000 litros de vino mexicano para el mercado interno a fin de aumentar la participación de un 29.3% a un 45% aproximado de participación en el mercado interno y aumentar la participación de hasta un 10% a 15% de la producción nacional para satisfacer la demanda por el vino mexicano de los mercados internacionales hacia los EUA, Europa y Asia.

La decisión que ha tomado el Gobierno de México de contar con un marco legal para expandir esta actividad económica es muy certera por las grandes posibilidades de crecimiento en el territorio nacional no solo en las actuales y nuevas regiones vitivinícolas que se están habilitando, sino en todo el territorio nacional por las oportunidades de desarrollo económico y social que esta importante industria aporta para el país en la cual hoy existen 2,900 productores; se generan mas de 3,000 empleos de manera directa e indirecta y participan más de 500,000 jornaleros agrícolas de migrantes que viajan de los estados mas pobres del sur en apoyo a las actividades de poda y cosecha en viñedos que hacen posible hoy en día de aproximadamente: 200 bodegas vinícolas y empresas que actualmente elaboran y comercializan el vino mexicano.

Los apoyos a lograr en el futuro no solo contribuirá a aumentar la producción, sino aumentar la expansión de nuevos emprendimientos de empresas y continuar aumentando la variedad de estilos de vinos tintos, blancos, rosados y espumosos; así como continuar con esquemas de aseguramiento de la calidad y excelencia, de la cual en los últimos 9 años los vinos mexicanos ha ganado mas de 1,200 medallas en concursos internacionales.

La cooperación técnica y científica internacional de la OIV en el sector vitivinícola nacional ayudará a enfrentar los retos de la sostenibilidad de la producción, del cambio climático, de uso eficiente y responsable de los recursos hídricos y de la aplicación de las tecnologías e innovaciones en el manejo de los viñedos, así como incorporar los avances científicos en las practicas enológicas internacionales como garante de la excelencia y calidad de los buenos vinos mexicanos.