El vino no estimula la inmunidad y puede debilitar el sistema inmunitario

Recientemente, la Organización Mundial de la Salud dio a conocer un comunicado en el que alerta a la población sobre los efectos del consumo prolongado de alcohol en el sistema inmunitario, y las razones por las que no deberíamos abusar de el especialmente durante el periodo de contingencia. Esta información contrasta con publicaciones que señalan que el consumo de vino estimula la inmunidad o que la supervivencia del Covid19 es imposible en el vino.

En Buenos Vinos, somos promotores de la cultura vinícola, no del consumo. Ante el estado de emergencia que actualmente vivimos en Mexico por la pandemia mundial, creemos que es importante dar a conocer a nuestros lectores las recomendaciones de las autoridades médicas y desmentir los contenidos con objetivos comerciales que promueven la desinformación.

INCLUSO UNA COPA DE VINO AL DÍA TIENE SUS RIESGOS.




Para profesionales de la salud como el experto en nutrición Julio Basulto: “Incluso dosis bajas de bebidas alcohólicas como el vino tinto, el champagne y la cerveza debilitan el sistema inmunitario. Esto se debe a que el alcohol interrumpe las vías inmunes, disminuye la defensa contra la infección e impide la recuperación de las lesiones en los tejidos”.

LO QUE HACE EL ALCOHOL EN TU CUERPO


Para el doctor Francisco Camarelles, miembro del grupo Educación Sanitaria y Promoción de la Salud de la Sociedad Española de Medicina de Familia, los efectos toxicológico del alcohol en la sangre, tienen un especial efecto en el sistema inmune de personas de edad avanzada.

“El organismo va perdiendo agua con la edad. Y el alcohol, por ende, tiene menos posibilidades de diluirse. Una vez ingerido, el alcohol pasa del sistema digestivo al torrente sanguíneo, y ahí se distribuye según el contenido acuoso de nuestro organismo. Cuanta menos agua tengamos, menos se diluye. Con una cantidad pequeña que para otro podría ser tolerable, en una persona mayor podría resultar muy tóxica. Y la pérdida no es nimia. Pasados los 50 años, el porcentaje de agua, que al nacer es del 75%, disminuye a un intervalo de entre el entre el 39% y el 57% en las mujeres y un 47% y el 67% en los hombres”.

SEGÚN LA OMS EL ALCOHOL TIENE EFECTOS A LARGO PLAZO.

La OMS señala en su documento “Alcohol y COVID-19: lo que necesitas saber” los efectos del alcohol a largo plazo:

“El alcohol tiene efectos, tanto a corto como a largo plazo, en casi todos los órganos de su cuerpo. En conjunto, la evidencia sugiere que no existe un ‘límite seguro’; de hecho, el riesgo de daño a la salud aumenta con cada bebida de alcohol consumida”

ESTILO DE VIDA EN TIEMPOS DE PANDEMIA, UN RETO PARA EL SISTEMA INMUNE

Hay que tomar en cuenta que el consumo regular de alcohol y comida procesada, la baja o nula actividad física y una deficiencia de Vitamina D por falta de exposición al sol al quedarse en casa, debilitan notablemente nuestro sistema inmunitario y nos hacen más vulnerables a un gran número de enfermedades, principalmente las estacionales.

MÁS AGUA Y VEGETALES, MENOS ALIMENTOS PROCESADOS Y ALCOHOL

La recomendación de los profesionales de la nutrición ante la situación de emergencia que actualmente vivimos es aumentar el consumo de frutas y vegetales de temporada, beber más agua, consumir menos productos animales y bebidas alcohólicas  y poco o nada de carnes procesadas y alimentos chatarra.

En Buenos Vinos creemos firmemente que poner la información verificada en manos de los lectores es fundamental para tomar mejores decisiones. Especialmente en tiempos de pandemia, la cultura vinícola debe ir más allá de promover el consumo.