Finca Las Moras celebra 10 años en México

Auténtico es la mejor descripción de Finca Las Moras. Desde que nació en 1992 en el Valle del Pedernal, en San Juan, Argentina, Finca Las Moras se ha dado a la tarea de crear vinos excepcionales y con personalidad, desde los vinos jóvenes y frescos hasta los reposados y maduros.

La irreverencia, ironía y desenfado con el que se realizan los vinos de Finca Las Moras ha permitido que encuentren un lugar en el gusto de los mexicanos. Estas cualidades se deben también a la visión de los especialistas como el enólogo Eduardo Casademont.

img_20161020_144432

Gracias a esta filosofía, este vino argentino se ha mantenido y consolidado en el mercado mexicano por 10 años. Y para celebrar se nos invitó junto con otros distinguidos medios de la fuente a celebrar de una manera sin igual.

Iniciamos con un “Sensorama” el cual fue dirigido por Alberto Navarro, especialista en Marketing Sensorial. Nos explicó que nuestros sentidos juegan un papel relevante ya que nos permite apreciar y comprender el vino. Pero para lograrlo era necesario despertar los sentidos que se encuentran dormidos.

img_20161020_132230

Alberto nos reunió en equipos y primero nos hizo abrir un tubo que contenía una especie de polvo el cual colocamos en nuestra lengua pero tapando nuestras fosas nasales, de esa manera prestamos atención al sabor y textura. El mismo procedimiento fue con los dos vasos restantes. Fue así como pudimos percibir cómo funciona la lengua y sus sensaciones.

img_20161020_142421

Después de este primer ejercicio, pasamos al segundo en el cual, por equipo, teníamos que identificar los ingredientes que tenían cada copa, olerla y contabilizar cuántos percibíamos. Puede parecer algo sencillo, pero entre 7 personas, acordar cierto número de aromas resulta un poco complicado.

Pasamos a las copas que contenían líquido y que teníamos que identificar a través del aroma. Gracias a esta práctica Alberto Navarro explicó que se busca despertar aquellos sentidos que tenemos dormidos. Al utilizar el olfato, ya no se le presta atención a la consistencia de un alimento o al identificar un sabor damos por sentado la textura.

img_20161020_150711

Al terminar el ejercicio pasamos a otro espacio en el cual, se nos recibió con una copa de vino blanco Barrel Select Chardonnay de aroma frutado, redondo y fresco en boca con un color amarillo suave con matices verdes. Mientras nos refrescábamos con este Chardonnay, el enólogo Eduardo Casademont nos dio una sorpresa: personalizó y firmó cada una de las botellas Mora Negra, una de las etiquetas más icónicas de Finca Las Moras como un recuerdo por parte de todos los involucrados en el origen de la bodega y la creación de cada uno de sus vinos. Y es que la cosecha de este vino es manual, su fermentación es clásica y tiene un añejamiento de 15 meses en barricas de roble francés de primer uso y reposo de 12 meses en botella.

img_20161020_144739

Cada quien pidió que se personalizara su botella, para Eduardo así debe de ser el vino, cada quien se guía por sus gustos personales. Cada uno debe define su tipo de vino. “Aprender y probar, sí, limitarse por reglas, no. De eso se trata”.

img_20161020_172902

Es así como cada una de sus etiquetas, se expresa y se impone de manera natural en cada instante. Dichos rasgos le han valido diversos galardones en concursos internacionales. Además han logrado 90 puntos en Decanter Magazine y Finca Las Moras ha sido incluida dentro del ranking The Best Value Wines from South America.

img_20161020_152354

Poco después la chef América Cerrillo nos deleitó con una comida de 3 tiempos. El primer tiempo un carpaccio de filete de res con vinagreta de cítricos y queso parmesano fue acompañado de un Las Moras Black Label Bonarda.

 

El queso y las especies del carpaccio brinda un balance entre las frutas y maderas. El segundo tiempo fue del vino Las Moras Reserva, que fue acompañado de ravioles de tres pimientas rellenas de queso formaggio, de esta manera los taninos maduros y dulces del Reserva se expresaron de una manera exquisita.

img_20161020_155429

Por último el pastel tibio de cacao relleno de queso de cabra fue el cierre junto con Mora Negra el cual con sus notas de chocolate, vainilla y menta nos daba un primoroso final.

Para conocer más visita: http://fincalasmoras.com.ar/

via GIPHY

Deja un comentario