Siete cosas que no conocías de los vinos de Ribera del Duero



Que un vino de Ribera del Duero es sinónimo de calidad y que nunca te va a fallar, todo mundo lo sabe, pero pocas veces reparamos en qué es lo que hace que los vinos de esta renombrada región vinícola de España sean tan buenos.

Aprovechando su visita por nuestro país, platicamos con Enrique Pascual, presidente de la de la D.O. Ribera del Duero y Miguel Sanz, director general del Consejo Regulador de la D.O. Ribera del Duero, para conocer algunas peculiaridades que hacen a los vinos de Ribera del Duero, de los mejores del mundo.

 




  1. Las viñas de Ribera del Duero se cultivan a climas muy extremos




 

“La mayoría de la gente no pone en valor nuestro clima. Mucha gente no sabe que las viñas de Ribera del Duero se sobreponen a veranos muy cálidos de mas de 40 grados en verano y de varios grados bajo cero en invierno, lo que da como resultado viñedos fuertes y muy resistentes”.  Enrique Pascual, presidente D.O. Ribera del Duero

 

2.. La acidez del Tempranillo de Ribera es tan equilibrada que no molesta.

“La mayoría de la gente tampoco toma en cuenta el destacado equilibrio de taninos de nuestros vinos, pero sí que se dan cuenta de que la acidez de los Ribera no molestan ni en la boca ni en el estomago por su notable estructura y una gran manufactura en bodega en barrica, Cuando usted prueba el Tempranillo de 5 o  zonas diferentes, Ribera Del Duero destaca siempre y marca la diferencia, porque es un vino bien elaborado, con la producción adecuada en el viñedo, lo que da como resultado un vino único. El clima, el suelo y la altitud de Ribera no lo puede copiar nadie, ese es nuestro“. Enrique Pascual, presidente D.O. Ribera del Duero

  1. La Denominación de Origen Ribera del Duero tiene los vinos más longevos del mundo

“La gente tampoco sabe, de una forma general que nuestros vinos son de los más longevos del mundo.  Hemos llegado a conocer vinos de Ribera que “abren” después de 30 años. Y aun así, el vino todavía es joven, todavía está vivo y evolucionando.”  Miguel Sanz, director general del Consejo Regulador de la D.O. Ribera del Duero

 

  1. La vendimia se hace a mano, porque la calidad es una obsesión para los bodegueros

 

“La calidad es una obsesión entre los bodegueros de Ribera del Duero. Pese a que nuestra normatividad contempla un máximo de 7,000 kilos de fruta recogidos por hectárea, el histórico que tenemos indica que ningún bodeguero ha superado 4,100 kilos de cosecha de uva por año.

Pocos saben que el 80% de la vendimia se hace a mano, porque el mejor momento en el que se selecciona la uva es en la cepa.  Sería muy fácil meter máquinas y vender el 100% de la fruta, pero en Ribera sólo se eligen las uvas óptimas para vinificar. Eso se traduce en mayores costos que la bodega está dispuesta a aceptar en función de la calidad. Es por esos estrictos estándares de calidad que vinos premium como los de Vega Sicilia tienen precios altos.”  Miguel Sanz, director general del Consejo Regulador de la D.O. Ribera del Duero

  1. Más del 40% de la uva del viñedo se tira, para conservar sólo la mejor fruta.

 

“La gente no sabe que se llega a tirar al suelo hasta el 40% de la uva para que la que se quede, sea de calidad. Eso no pasa en ninguna parte del mundo, somos los únicos. En Ribera del Duero somos los únicos que lo hacemos. Considera que si ya de por si, los suelos  en los que crecen las vides son pobres, cuanta menos fruta tenga la viña, mejores van a crecer las uvas y por tanto, se obtendrán mejores vinos. Por si fuera poco, se paga para tirar uva. ” Enrique Pascual, presidente D.O. Ribera del Duero

 

  1. En Ribera del Duero, el viticultor puede vivir del viñedo

 

“La gente no sabe que el viticultor de Ribera puede vivir de la tierra, y no solo puede vivir bien, también puede invertir en la tierra. No solo hay grandes bodegas en Ribera del Duero, también hay pequeñas cooperativas de viticultores que apuestan por la calidad.” Miguel Sanz, director general del Consejo Regulador de la D.O. Ribera del Duero

 

 

  1. Los hologramas de certificación de Ribera del Duero usan los mismos controles que los de papel moneda, como el que se usa en el papel moneda de los billetes de los Euros

 

“El sistema de control y certificación de control de barricas que usamos en Ribera del Duero es muy estricto y practicamente infalsificable. Los hologramas que usamos son los mismos que se usan en la manufactura de los billetes de los Euros. Este sello nos permite controlar de forma automatizada la producción de un vino.

Nosotros sabemos lo que sucede desde que la uva sale del viñedo y entra a la bodega. Cuando un vino de Ribera está listo para salir al mercado, en ese momento nosotros hacemos una cata organoléptica y fisioquimica para tener la seguridad  de que el producto está listo en condiciones óptimas. Eso, muy pocas denominaciones de origen lo hacen”. Enrique Pascual, presidente D.O. Ribera del Duero

 

mail