Vinos de Rueda, la opción fresca para beber en climas cálidos

Hace poco le pregunté a una amiga madrileña su opinión sobre los vinos blancos de la Denominación de Origen Rueda. Su respuesta fue que son estupendos para tomarse bien fríos, sobre todo en verano y que su relación precio calidad los hace los favoritos de los jóvenes españoles. Su respuesta me hizo interesarme todavía más por la frutalidad y los aromas cítricos del verdejo y la sauvignon blanc. Y es que los vinos de Rueda se antojan mucho todo el año, pero en noches cálidas se disfrutan mucho más.

Para conocer las posibilidades de los vinos producidos en las provincias deValladolid, Segovia y Ávila asistimos a una espléndida cata de contraste donde probamos 3 estupendas etiquetas. Nuestra anfitriona en esta experiencia fue la sommelier Fabiana Díaz De León, quién nos guió en un delicioso maridaje en el que probamosvinos blancos de la D.O. Rueda con características muy distintas.

Para iniciar, Fabiana nos describió el significado de las distintas contra etiquetas de cada una de las botellas y las características de estos excepcionales vinos, hechos para disfrutarse sin complicaciones. El sello D.O. Rueda ubicado en la contraetiqueta indica que el vino tiene al menos un 50% de uva Verdejo, a los que se pueden añadir variedades como Sauvignon Blanc, Viura o Palomino, que le dan diferentes aromas que la Verdejo no tiene. Si además del sello aparece la palabra “Verdejo” quiere decir que como mínimo la botella contiene el 85% de variedad Verdejo, aunque puede llegar al 100%. En este caso se trata de un Rueda con aromas más campestres, con buena acidez, pero con ciertos toques frutales variados por ese 15% restante, que normalmente es de sauvignon blanc.

Aunque los vinos blancos de Rueda no son vinos de guarda, las posibilidades de estos vinos sorprenden por la riqueza de sus aromas. Para abrir boca degustamos la etiqueta Circe, un vino con tonalidades pálidas y una gamma aromática floral y con notas en boca frescas y sedosas. Un vino con un diseño muy moderno, con una gran relación precio beneficio que enamora a los más jóvenes pues es un vino fácil de beber, maridar y además muy económico.

El segundo vino fue un gran salto en aromas, tonalidades cromáticas y sensaciones en boca. El Rueda Verdejo de Marqués de Riscal nos ofreció todo el carácter de un vino de  la región de Castilla y León, pero con la elegancia de los vino blancos de Rueda.

Para cerrar con broche de oro, el tercer vino de nuestra cata maridaje fue un Protos Verdejo 2017, una cosecha calificada como excelente. Se trata de un vino con características especiales desde las notas cromáticas, que presentan un color con notas doradas y un aroma y sabor más potente gracias a su elaboración con 100% de verdejo y reposo en lías.

El reposo en lías es que las levaduras comienzan a  comerse las azúcares del vino antes de morir. En algunos vinos se retiran y en otros se conservan en el vino con el fin de aportar notas aromáticas de lácteos, cremas y mantequillas. En el caso de Protos encontramos estos complejos aromas en una de las bodegas con más prestigio en el mundo.

Los vinos de Rueda son una muestra de que no sólo los vinos con paso por barrica son capaces de lograr una expresión y sabor sofisticados. En todo momento y en todo lugar, un Rueda siempre va bien, aunque eso sí, ¡hay que tomarlo  bien frío.!