Bodegas Domecq presenta nueva botella y nueva añada 2020 para su Chateau Domecq blanco

Chateau Domecq Blanco cumple 40 años de expresar el sabor y el carácter del suelo mexicano; en el marco de esta celebración, Chateau Domecq renueva su botella con la nueva añada 2020. Un vino excepcional con una personalidad muy peculiar, gracias a la combinación del chardonnay fermentado 8 meses en barricas y la frescura del viognier.

La nueva botella de Chateau Domecq blanco está relacionada con la forma de la botella icónica que suelen usar los chardonnay más emblemáticos de la región de Francia Borgoña. Este tipo de botella tiene una silueta muy reconocible por sus hombros inclinados y una pequeña elevación del cuerpo de la botella con respecto al resto.

La primera botella Borgoña fue inventada en el siglo XIX, se cree que los lados curvos de la botella existen simplemente porque este diseño fue más fácil de crear para los vidrieros o que se usan para vinos que no tienen sedimento (como los Chardonnay y Pinot Noirs de la zona). También suele ser una opción para el vino rosado.




Si encuentras un vino blanco dentro de una botella de Borgoña, tradicionalmente es una buena indicación de que el blanco probablemente vio un poco de roble durante el proceso de añejamiento, y Chateau Domecq blanco cumple con todo eso. Por ende, el cambio de botella era más que una evidencia: resaltar el hecho de que es un vino hecho a base de chardonnay y fermentado en barrica. 

Como la botella no tiene hombros no hay que inclinar la botella para servirla, básicamente es un embudo sencillo que con un giro de muñeca permite servirse hasta la última gota.


Chateau Domecq  pertenece a Bodegas Domecq, una de las primeras bodegas en establecerse en el corazón del Valle de Guadalupe, en Baja California y ha sido parte de la historia del vino de México. Desde 1972, se ha caracterizado por extraer lo mejor de esa tierra privilegiada ofreciendo a los amantes del buen vino de todo el mundo, productos de excelente calidad.